About adminMipu

[Link] El gorgojo: la plaga que México y Estados Unidos combaten juntos

 https://www.nytimes.com/es/2017/03/01/el-gorgojo-la-plaga-que-mexico-y-estados-unidos-combaten-juntos/

Se trata del gorgojo del algodón.  El combate contra la plaga es solo uno de muchos temas que dependen de la cooperación bilateral entre Estados Unidos y México, y que ejemplifica muchas de las cualidades esenciales de la relación entre los dos países: una alianza que se acerca a la dependencia mutua y que se desarrolla pese a las diferencias económicas, políticas y culturales.

El gorgojo del algodón, que se cree es nativo de México y Centroamérica, es un insecto coleóptero que ataca los algodoneros. Llegó a Estados Unidos por primera vez en la década de 1890 en los alrededores de Brownsville, Texas, y su expansión estuvo cerca de hacer desaparecer a la industria del algodón.

Desde entonces, décadas de esfuerzos de erradicación han logrado aniquilar casi por completo a la plaga. El único lugar que todavía lucha contra la infestación es la parte sureña de Texas.

Esto se debe, en parte, al estado mexicano de Tamaulipas. Aunque México ha eliminado al gorgojo del algodón de prácticamente todo el resto de la región norte, la situación tamaulipeca –violencia, inseguridad y falta de dinero– ha resultado en esfuerzos inconsistentes en el combate al insecto.

Plagas afectan producción de coco en La Esperanza, Veracruz

Plagas afectan producción de coco en La Esperanza, Veracruz

En la localidad La Esperanza, perteneciente al municipio de Coatzacoalcos, desde hace cinco años se comenzó con la producción de coco en la zona rural.

Treinta productores reportaron afectaciones en sus plantaciones.

Noel Carrillo, productor coquero, pidió al Gobierno ayuda para disminuir las afectaciones que provocan las plagas.

El ‘picudo negro’ y el ácaro rojo eran desconocidas hasta hace unos meses por los productores de coco.

Las plagas son difíciles de detectar debido a que inician en la punta de la palma y sólo se pueden percibir con una lupa.

La familia Carrillo perdió una hectárea de las tres que tienen en producción.

En sus hojas se puede apreciar puntos rojos y tonos amarillos, los cuales son indicadores de que esta planta ya ha sido atacada por las plagas.

Se estima que más de dos mil plantas de palma de coco deberán ser quemadas por los productores para evitar la pérdida del 100 por ciento de su producción.